¡Adiós verano, adiós!

verano_adios

Aún faltan algunos días antes de que el verano se despida de nosotros en el hemisferio norte y se tome unas vacaciones de cuatro meses antes de aparecer nuevamente, aunque ahora lo hará en el hemisferio sur. En estos días ya es posible sentir como es que ha comenzado a empacar sus balijas. Aunque pareciera que lo hace con gran discreción, ya hay señales que no pueden pasar desapercibidas. Las verdes hojas comienzan a cambiar su color a un discreto tono dorado y algunos otros árboles definitivamente han decidido comenzar a dejarlas caer. Despedirse del verano es algo muy especial. Es cerrar una etapa de vivencias marcadas por el brillo del Sol. Probablemente un viaje a tu playa más querida, leer tu libro favorito a la orilla del agua, dibujar un poco a la sombra de un árbol en el parque, disfrutar de la compañía de amigos tomando una bebida refrescante, entre muchos otros eventos más.

El caminar por un centro comercial o ir por alimentos al supermercado no nos deja olvidarnos de todo ello. Los maniquíes comienzan a vestir más capas de ropa e incluso algunos abrigos, aún cuando afuera aún hay temperaturas arriba de los 25°C. Calabazas y otros alimentos de la temporada otoñal comienzan aparecer en los estantes, además de los cínicos negocios que se adelantan un poco más y han decidido dar un salto directo hasta el invierno sacando su inventario de navidad.

El verano es hermoso, luminoso y calentito, pero se va rapidito. --Dochanlu

Puede que el verano nos diga adiós, pero el otoño nos espera con los brazos abiertos con una suave brisa (o tremendos ventarrones) corriendo por la calle y desacomodando graciosamente nuestro cabello. Pero mientras todo esto sucede y aunque sea de manera aleatoria, aún quedan días para disfrutar en el Sol, en los que aún tenemos la oportunidad de usar nuestras gafas oscuras y de adquirir desesperadamente un poco de bronceado. Aún hay tiempo para despedirse y expresar no un "adiós", sino un ¡Hasta pronto!

¿Te causa nostalgia despedirte del verano?