Pink: Coleccionando rosas

Uno de mis colores favoritos es definitivamente el rosa. Pero no cualquier tono de rosa, sino aquellos en tonos fuertes que con tan solo verlos imponen y te llenan de vida. Mi selección incluso llega en ocasiones a tonalidades predominantemente rojizas. Para mi es un deleite ver este color y como es que contrasta con otros tantos. Una de mis especiales fascinaciones es lo bien que complementa los tonos verdosos y azules.

El rosa lo empleo frecuentemente cuando dibujo, me fascina como los espacios blancos van cobrando una resplandeciente vida y llenan de personalidad a objetos bidimensionales sobre papel. También tengo algunos objetos rosas decorando algunos puntos y esquinas. El verlo me llena de alegría. Posiblemente porque me brinda una sensación reconfortante y de "estar en casa". Oficialmente es el verde quien tiene el significado de esperanza, pero para mí, el rosa el color que me transmite de alguna forma esa sensación. Refleja esa esperanza prometedora de que todo brillará.

Mirando un poco en la historia, no fue un solo evento el que destinó a este color a ser la etiqueta de lo femenino. De tras de esto hay toda una historia que al parecer involucra diversos eventos, algunos de los cuales sucedieron paralelamente en diferentes puntos geográficos. Para tener un panorama más amplio, te recomiendo visitar el blog "Gender-Mystique - Pink is for boys", dónde hay más de una entrada dedicada al rosa, pero también ofrece una interesante tesis acerca del rol de géneros y el color a través de las investigaciones y los ojos de Jo B. Paoletti.

Aquí una traducción de un pequeño fragmento de su artículo When did pink becoma a femenine color?

Está claro que en la mayor parte de Europa y América, a finales del Siglo XIX y principos del XX, los colores pastel eran considerados como "juveniles" y fueron utilizados con más frecuencia para resaltar atributos físicos y no para denotar el género. El rosa era considerado más halagador para personas con ojos y cabello café y el azul para aquellas de ojos azules. (...) Cuándo el rosa y el azul comenzaron a ser usados como identificadores de genero, parecía ser un tema de moda, una tendencia temporal y no una tradición. Estos colores tampoco eran usados conscientemente de la manera en que lo hacemos el día de hoy (rosa=niña , azul=niño).

Inspirado en lo mucho que me gusta este color, me puse a colectar algunos de los objetos rosas a mi alrededor y que que me llamaron inmediatamente a la vista para compartirlos, después de haber hecho pequeñas composiciones para resaltar aún más el color, en una pequeña galería.

No deberíamos dejar que los estereotipos, prejuicios y tabús dicten nuestros gustos, aún cuando se trate de aspectos que parecen tan sencillos como el color. No hay que olvidar que lo que amamos forma parte de nuestra identidad y que mejor que disfrutar de una identidad lo más libre posible.

¿Qué opinas del rosa? ¿Cuál es tu color favorito? ¿cómo lo vives?

Links y bibliografía recomendada: