La taza de café: una buena acompañante

TCBx_cafe.jpg

Más que el color o el aroma, para muchos no hay nada que inspire y llene más de energía a una mañana que una taza de café. Una platica frecuente al momento de tomarlo, suele ser acerca de lo importante que es en nuestras vidas para comenzar cada día. En ocasiones la discusión se divide en dos grupos: los amantes de café y los que tienen otra bebida favorita, cómo té. También están aquellos que dicen que no hay manera de que despierten sin haber tomado una taza y quien asegura que sus efectos son indiferentes. Sin importar cual sea el caso. Lo cierto es que el café ha impregnado la cultura contemporánea con su aroma y es un buen acompañante en situaciones importantes de la vida. Son muchos los momentos que se viven cunado hay una taza de café frente a nosotros. En cada despertar, en cada desvelo por acumulación de trabajo, en nuestra primera cita, al hablar de algún acuerdo o negocio, cuando reencontramos a un viejo amigo, después de comer cuando estamos en la familia, cuando comunicamos una decisión, mientras leemos un libro y muchos eventos más. Pero también es un gran acompañante de momentos creativos. Escribir, por ejemplo, con una taza de café al lado, hace la experiencia aún más placentera.

Si existieran los superhéroes, seguramente más de uno tomaría al café cómo el símbolo estampado en sus pecho. Para muchas personas ordinarias se trata de la fuente de energía para lograr cosas extraordinarias. Hablamos del un ingrediente que podría hacer la gran diferencia en el ritmo con el que se vive cada día.

Según el punto geográfico en el que se encuentre una persona, la manera de preparar y consumir café varía. He aquí algunos ejemplos. En algunos lugares como en Italia y Austria, el café con espuma es uno de los preferidos. En regiones cálidas como Tailandia y Grecia, agregar hielo es la tendencia. En Noruega, España e Irlanda hay variedades que incluyen una porción de licor. En México se le agrega canela y en Turquía una semilla de cardamomo. La lista de ingredientes que complementan al café es muy larga: leche, azúcar, leche de soja, espuma, canela, menta, licores, cacao, nata, etc. Y esto no acaba ahí, si agregamos las proporciones y maneras en que estos ingredientes son combinados, la lista se multiplica potencialmente. Esto dejando fuera factores como el método de preparación, filtrado, temperatura y el tipo de taza en el que se toma, así como los efectos que esto tiene sobre esta revitalizante bebida. (Aquí encontrarás una interesante infografía de momondo, de la que seguro aprenderás más sobre la diversidad del café alrededor del mundo).

El café es un gran acompañante en nuestras vidas y posiblemente una de las musas que inspira cada día. Lo puedes amar u odiar, pero no lo puedes ignorar. Se trata de un elemento que forma parte de la identidad de varias culturas y una de las estrellas del mundo contemporáneo. Pocos temas en el mundo gastronómico es tan comentado y discutido en publicaciones y artículos como el café. Un gran acompañante en nuestras vidas pero también, posiblemente, una parte clave de nuestra identidad. ¡Dime que café tomas y te diré de dónde vienes!

¿Cómo y cuando tomas café? ¿Qué papel tiene el café en tu vida? ¿Es el café para ti una fuente de energía e inspiración?

Links y bibliografía recomendada: