¡Zaz-zaz! Lo problemático de comenzar una nueva libreta

Si tienes aunque sea un pequeño porcentaje de espíritu creativo, seguramente también tienes algo así como un tipo de obsesión por comprar bonitas libretas para escribir algunos de tus pensamientos o dibujar una que otra cosa. Estrenar libreta es una experiencia excitante, pero también puede desatar nuestra ansiedad en etapas tempranas cuando no se sabe como llenar sus primeras páginas... ¿Te ha ocurrido?

Reencontrarme con viejas libretas me provoca un poco de nostalgia y un tanto más de gracia. Al pasar por sus páginas reviven ideas que había olvidado por completo y en algunas ocasiones encuentro en "mi yo del pasado" una agradable fuente de inspiración. Siempre es un tanto divertido comparar las primeras y últimas páginas. En las primeras, todo está escrito con una letra casi impecable. Mis profesoras de la escuela estarían orgullosas de verlas y seguramente recibiría una estrella en la frente la cual inmediatamente me retirarían si hojearan un poco más. Poco a poco aparecen más rayones y correcciones, así como una letra un tanto más deformada y libre. Esa con la que escribo cada día.

Sin duda, conforme avanzas por las páginas, mayor es el caos. Pero es agradable saber que a mayor caos, mayor parece ser el valor de las ideas. En una libreta siempre se supera un "umbral" con su uso. Después de cruzar este punto de inflexión, nuestras ideas comienzan a ser más sinceras y auténticas, preocupándonos un poco más por acumulas sobre papel aquello que estamos extrayendo de nuestra cabeza. Sin notarlo comenzamos a fluir mejor y las primeras páginas solo son testigo de una promesa más de llevar una libreta en orden.

Comenzar con una nueva libreta causa la misma emoción que usar por primera vez un nuevo par de zapatos. No queremos que se ensucien y tratamos de mantenerlos impecables, pero al final siempre queda marcada nuestra huella en ellos y es exactamente eso lo que después de un tiempo los hace tan cómodos.

¡Disfruta tus primeras páginas! Siempre será un placer planear que hacer con ellas. Una libreta es un objeto que termina por ser un retrato de nosotros mismos, así que disfrutemos de cada palabra o trazo. Disfrutemos del impecable orden de cada una de sus primeras páginas al igual que el caótico desorden de las últimas. Al llenarla conservarla y vuelve después de un tiempo a ella. Tu "yo del pasado" podría ser un gran

gurú

y una genial fuente de inspiración.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.