Todo gran proyecto comienza sobre papel... ¿Y luego?

Tener una idea no basta si esta permanece en nuestra cabeza y erróneamente las guardamos en ella por un largo tiempo hasta que se pierden en la postergación y el olvido. Parte de la naturaleza humana consta tener un plan y en el caso de dar permanencia a nuestras buenas ocurrencias no es la excepción...

En nuestros tiempos no podemos tomarnos tan literal que toda idea comienza sobre papel. Son tan diversos los gadgets que nos permiten sacar una idea de nuestra cabeza que sería imposible numerarlos en un titulo, pero la idea sigue poseyendo ese toque romántico que nos remonta a tiempos remotos; aunque no tan remotos como cuando las ideas aún no se expresaban en papel, sino sobre las paredes de cuevas y piedras.

Volviendo a nuestro tema. Seguramente no tengo ni que explicarte la experiencia como se siente la frustración del olvido. Todos somos máquinas generadoras de ideas, algunas parecen ser geniales y otras no tanto. Pero solo cuando las sacamos de nuestra cabeza podemos evaluar su genialidad con un poco mayor objetividad. Ideas que parecían ser geniales, el eslabón perdido que ha esperado la humanidad durante siglos, resultan no serlo. Por el contrario, algunas ideas simples que parecían al principio no tener tanta relevancia van tomando un camino consistente y alentador.

Estamos tan obsesionados con la perfección y de falsos paradigmas sobre productividad, que permitirse un margen de error no es nada fácil. Lamentablemente también está en nuestra naturaleza el equivocarnos. Cuando nos decidimos trabajar en una idea debemos pulirle y encontrarle una dirección. Ten en cuenta que eso pasa todo el tiempo dentro de nuestro mundo. El pan que llega a tu mesa no proviene directamente de los campos de trigo. Antes de eso requiere de todo un proceso de transformación que implica esfuerzo. Aprovecha este ejemplo del pan para reflexionar como es que la misma materia prima tiene cientos de opciones de transformarse en un producto diferente y si aún lo dudas, corre a visitar tu panadería más cercana y cuenta todas aquellas variedades de pan que hay en el mostrador. ¡Wooow! Y eso que solo es una panadería en una región. ¡Imagina ahora la variedad de panes que existen en el mundo! Y la base de todas ellas es una misma idea... ¡Momento! Varias ideas... Continuando con este ejemplo, recordemos que hay ideas nacen paralelamente en distintos puntos geográficos. Por ello hay pleitos que pelean por el crédito de ciertos descubrimeientos e inventos. No olvidemos el drama que se vivió en el siglo XVII entre Isaac Newton y Gottfried Leibnitz disputando por el crédito del descubrimiento del cálculo diferencial y... ¡Ok! Este ejemplo ah ido muy lejos de los panes al cálculo diferencial. El punto es que no debemos olvidar que las ideas son algo personal y que el primer paso al exteriorizarlas es también algo muy personal. Así que si no es tan perfecta como la esperábamos el error lo percibiremos solo nosotros, así que no hay que temer a la crítica en este primer paso.

"Hay ideas nacen paralelamente en distintos puntos geográficos"....

Cómo ya lo hemos dicho, no solo el papel juega un papel importante en el proceso de exteriorizar nuestras ideas. Hoy en día hay cientos de formas de hacerlo y tú puedes escoger aquella con la que te sientas más cómodo. Hay personas que prefieren hacerlo a través de una foto o vídeo, otras a través de una nota de voz o almacenando bocetos en sus dispositivos digitales. Aún sobre el tradicional papel hay diversidad. Puedes hacerlo a través de un dibujo, una frase o texto, a través del doblado de una hoja o del pegar ciertos materiales sobre una página. Uno de mis favoritos es Austin Kleon, quien expresa ciertas ideas cancelando palabras sobre las páginas de un periódico. Lo más interesante es que en estos tiempos tienes la opción extra de compartir todos estos métodos, sin importar si son analógicos o digitales, a través de tus redes sociales y gozar de la ventaja de la retroalimentación.

Sin importar cuáles sean tus ideas, no olvides la importancia que tiene sacarlas de tu cabeza. Solo así incrementas las probabilidades de darles continuidad. No toda idea es tan brillante o significa un éxito, pero es muy probable que no lo descubras hasta que la exteriorices. En realidad no pasa nada, sobre todo si no haces nada*

... Toda idea es una experiencia muy personal y recuerda que tu tienes el control de que tanto deseas compartirla. Igual si se trata de un pensamiento, un nuevo tipo de pan o un principio matemático, no dudes en dar ese primer paso que le da vida a tus pensamientos...

*De la película "Efectos secundarios" por Issa López.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.