¿Conectados? La aún irrompible barrera del idioma en la web...

No me atrevo ni a cuestionar la importancia de aprender lenguas extranjeras en nuestro tiempo, sobre todo inglés. Pero sí me pregunto si es que realmente esto es suficiente para romper las barreras de comunicación. ¡Para muestra basta un botón! Las redes sociales y el mundo del Internet está lleno de ejemplos, dónde la circulación de información entre idiomas es predominantemente unilateral...

¡Comencemos con un pequeño breviario! De acuerdo con Nationalencyklopedin, español es la segunda lengua con más hablantes nativos en el mundo, tan solo después del chino y antes del inglés.

Más de la mitad de los contenidos publicados en Internet son en idioma inglés (según W3Techs ). El resto de estas publicaciones es compartido entre el resto de los idiomas ocupando español el quinto lugar con un 4.6%. Interesante es mencionar es que ruso es el segundo idioma con mayor influencia en la red, pero sorpresivamente con tan solo un 5.9% del sector, seguido por alemán con un 5.7% y japones con un 4.9%. Para entender un poco mejor el panorama hablemos de un tercer estudio publicado por Internet World Stats; el cual revela que solo alrededor de 222 millones de hispanohablantes son usuarios de Internet. Esto representa poco menos del 8% del total de usuarios de Internet en el mundo y tan solo un poco más de la mitad de la población mundial cuya primera lengua es el español.

¡Basta de números! Es interesante observar la poca influencia y aportación del idioma español en la red a pesar del número de hablantes nativos, aunque parte de este fenómeno es justificado por el número de usuarios de Internet activos en esta lengua. Aún así el desequilibrio entre la producción de contenidos en español y la población hispanohablante activa es notable.

Dentro de mi experiencia personal en el consumo de información en Internet creo que el tener conocimientos de una lengua extranjera no necesariamente garantiza el rompimiento de las barreras del idioma en Internet.

Como hablante de una segunda o tercera lengua, se tiene sin duda alguna mayor aprovechamiento de las publicaciones en línea, pero en mi experiencia personal, este suele ser un comportamiento unilateral; es decir, consumimos del Internet, pero son pocos los que generan contenido. Este comportamiento no solo es exclusivo de interacciones interlingüísticas.

La mayoría de los usuarios tenemos este comportamiento pasivo aún hablando del consumo de contenido en nuestro idioma. Un ejemplo más tangible podría ser dentro de la experiencia en el uso de redes sociales. Para hablar de ello pongamos nuestro enfoque en Twitter. Cuando te interesa alguien, no necesitas necesariamente de su aprobación para comenzar a seguirlo (a menos que se trate de una cuenta privada, claro está). Esto significa que sigues a personas que probablemente se interesan en lo que tu también publicas y de manera recíproca te sigue a ti también. Éste es el mejor de los casos, pero considerando que esta red social tiene alcance mundial, es probable que encuentre perfiles interesantes en otras lenguas (que tu también has aprendido). Comienzas a seguirlos y suceden cuatro posibles escenarios. Caso A: solo sigues al usuario sin esperar nada a cambio y estás al pendiente de sus publicaciones, incluso interactuando con él marcando favoritos, retweeteando y posiblemente comentando. Caso B: sigues al usuario en cuestión y de repente te das cuenta que te sigue de regreso. A los pocos días el usuario ha dejado de seguirte pues su seguimiento fue más un accidente. Ha notado que la cuenta es en un idioma que el no entiende. Caso C: el usuario que has seguido te sigue de vuelta y no interactúa contigo, pero no ha dejado de seguirte. Puede que en este caso se trate de un consumidor pasivo de tu información o que simplemente se trate de un despistado que no ha notado tu contenido. Caso D: El mismo usuario en cuestión te sigue de vuelta e interactúa contigo. Este es el más raro de los casos, sin embargo suele darse y es una de las experiencias en las que podemos hablar del rompimiento parcial de las barreras. Desde la otra cara de la moneda. Es probable que al seguir una cuenta en otro idioma tengamos que resignarnos a ser consumidores pasivos de su contenido. Aún si comentamos o respondemos a una publicación en un segundo idioma, es raro que la publicación tenga impacto hacia terceros. 

A pesar de que los casos existentes son más variados; no es difícil aceptar y reconocer las dificultades de este fenómeno. Tan es así que el mismo TwitterFacebook y Google han tomado acción y ofrecen acertadamente un botón de traducción para tener acceso a contenido en otros idiomas. Sin duda es una buena medida, práctica y con muy buenas intenciones, aunque en ocasiones las traducciones sean tan bizarras y el contenido casi imposible de comprender por tratarse de palabras en tu idioma ordenadas al azar. Otras redes como Medium han ido un poco más allá y han abierto una campaña para personar que voluntariamente traducen los contenidos a otros idiomas dando siempre crédito al autor de origen y al traductor. TED es otro ejemplo de estos esfuerzos por romper barreras. Los usuarios pueden inscribirse de manera voluntaria a su programa para subtitular sus miles de vídeos y obtener crédito por ello. 

Pareciera que aún estamos muy lejos de romper las barreras del idioma en Internet. Sin embargo a mi parecer vamos por un buen camino. Aunque lo ideal sería que el comportamiento en la producción de información fuera bilateral, es más importante el tener acceso a la mayor información posible en la red. No porque tengamos que saberlo todo, sino por la posibilidad de poder escoger nuestras fuentes y comparar información. Sin ir más a fondo, no tenemos que imaginar demasiado en la diferencia que el rompimiento de estas barreras marcaría en aquellos pueblos en opresión. Poniéndolo en un plano de nuestra vida cotidiana, sería genial no tener una barrera de comunicación bilateral con aquellas personas que admiramos, nos inspiran o motivan. Probablemente este tipo de relaciones bilaterales tienen un mayor éxito cuando se trata de individuos, pero el verdadero éxito del fenómeno bilateral está en el espíritu colectivo.

Seguramente que te has enfrentado de alguna manera a esta barrera. ¡Comparte tu experiencia!..

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.