De las notas a las netas…

 Si eres de los que suele tomar nota de todas las ideas que te vienen a la cabeza, seguramente sabrás que el volver todas esas notas realidad no es tarea fácil. Son diversos los problemas que se tienen que enfrentar y entre más tiempo transcurre, mayores son las posibilidades de que una situación se torne frustrante, por eso es que en esta ocasión analizamos algunos de estos puntos que nos ayudarán a identificar algunos casos y efectos del olvido…

Anotar nuestras ideas es una acción con la mejor de las intenciones por evitar el olvido y la mala memoria; pero el hecho de que estas ideas se encuentren sobre papel no significa que la batalla está ganada. Podemos enlistar algunos de los problemas que se suelen experimentar cuando deseamos rescatar toda esa información para poner manos a la obra.

1. Olvidar que queríamos recordar. Éste podría ser el punto más divertido y contradictorio. Normalmente esto sucede con aquellas ideas complejas que intentamos resumir en unas cuantas palabras. El concepto es bastante amplio y cuando lo traemos sobre el papel dejamos muchos puntos clave fuera. En el momento que deseamos rescatar la esencia, mucho de ella se ha ido y olvidamos que es lo que realmente deseábamos traer a los recuerdos. Afortunadamente éste también es el caso que sucede con menos frecuencia.

2. Perder el sentido de la nota. En ocasiones el problema no es recordar lo que pretendíamos con la nota, sino que cuando la retomamos, la idea pareciera haber perdido sentido. Es posible que éste sea el más frustrante de todos los casos. Lo que en un principio parecía tan atractivo y el comienzo de un gran camino, manifiesta repentinamente un gran vacío. En este caso, no todo está perdido, pues un poco de esfuerzo y calma revelarán nuevamente su esencia o en su caso descubrirás que era una simple fantasía y que podrías desecharla. Como ya está sobre papel, puede que en otro momento la vuelvas a enfrentar y haya estado ahí esperándote junto con todo ese sentido que un día escapó de ti.

3. Mala interpretación. Incluso si se trata de entendernos a nosotros mismos, existe la posibilidad de que reviremos nuestras propias ideas, sobre todo cuando ellas son retomadas mucho tiempo después. No siempre se tiene tiempo de consultar las notas en el momento y la consulta queda pospuesta. Con sorpresa descubrimos que se trataba de una gran idea, pero olvidamos exactamente que deseábamos exponer. En el mejor de los casos, puede que esta nota de origen a una idea aún mejor y más fuerte que la original.

4. Más complicada de lo que imaginábamos. Podría tratarse del más frecuente de los casos. En realidad esta situación no es tan grave, pues si descubrimos con sorpresa que es más complicado de lo que imaginamos, es que ya hemos comenzado con los primeros pasos. En estos casos es importante armarse de perseverancia y probablemente el complementar nuestra idea original para no perder la visión ni el corto trayecto del camino que ya llevamos recorrido. También puede ser que falte un poco de tiempo o no sea el mejor momento para continuar adelante y por eso sea necesario retomarlo en otra ocasión. Con suerte no caerás en uno de los otros tres casos.

Cómo puedes ver, llevar las ideas sobre papel es una muy buena señal, aunque como ya hemos dicho al comienzo, esto no significa tener una batalla ganada. Sin embargo siempre es bueno documentar nuestros proyectos, pues ello aumentará la posibilidad de llevarlos a la realidad. Sobre papel puedes marcar, cancelar, rayas y complementar sin perder necesariamente el desarrollo. Sobre papel obtenemos la información básica a primera vista y con poco esfuerzo podemos conectar las ideas del camino que hemos recorrido.

No importa cuál sea la técnica que empleas, lo importante es que no dejes de imaginar tus proyectos y hacer lo posible por sacarlos adelante. ¿Conoces otros casos?

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.