Gotas de inspiración: dando vida al flujo creativo…

“Dejarse inspirar es una manera muy bonita de dejar a un lado la arrogancia y permitir que el conocimiento se expanda en su flujo natural”. Esta es una reflexión que publiqué hace unos instantes dentro de mis redes sociales y que me motivó a pensar profundamente sobre lo importante que es compartir el conocimiento para inspirar…

Por supuesto que definiciones sobre los términos compartir e inspiración hay muchas. Pero permitiéndome aventurarme a una perspectiva personal, lo definiría de la siguiente manera: compartir es una acción inicialmente unilateral de brindar algo a alguien, que solo toma sentido cuando ha sido aceptada por la segunda parte y es solo entonces cuando tiene la posibilidad de cambiar su estado a bilateral y expandir su flujo analógicamente en sentidos unilaterales en espera de la réplica, en la mayoría de posibles casos, del mismo efecto.

Cómo puedes ver, compartir e inspirar tiene una relación muy estrecha sin ser necesariamente codependientes. Permitir inspirarse en alguien más es darle vida al conocimiento generando una nueva síntesis que se acentuará en una nueva creación si es que tiene éxito y en experiencia si es que falla.

El universo paralelo que se desenvuelve cada milisegundo en las redes sociales nos brinda un ejemplo vívido sobre este fenómeno. Sin poner en consideración, para fines prácticos, la calidad y orientación de los contenidos, observamos cómo es que cuando un tema se vuelve viral, este estalla por las redes y expande su contenido de manera incontrolable. Lo increíble es que cuando esto pasa, se encuentra por lo general más de una versión circulando. En algunos casos son extraídos los fragmentos más importantes, en otros se simplifica la información haciendo uso de imágenes y expresando una opinión a través de una edición gráfica. Posiblemente su forma más simple es la de compartir el contenido en su formato original, pero casi siempre acompañado de una opinión, lo cual puede darle un contexto diferente al contenido mostrado. Y esto ha sido practicado por todos nosotros incluso antes de que existieran las computadoras.

Hace algún tiempo implementé dentro de este espacio pequeñas citas bajo el nombre “gotas de inspiración”. El objetivo era retomar aquellas frases trascendentes provenientes de diversos autores, muchas de ellas de personajes clásicos, que motivan al ser escuchadas. No se trataba más que de seguir adelante con un formato que no solo es muy popular en la Web, pero que ya era practicado en el mundo editorial desde hace varios siglos atrás. Muchas de estas frases no solo no se encuentran en su idioma original, sino que también suelen ser insertadas dentro de un contexto y en función de esto pueden significar muchas cosas, y por lo tanto, motivar en distintos sentidos. Algunas de estas citas han despertado debates e inspirado a algunos a desarrollarlas como tema o incluso a ser utilizadas como filosofía de vida. Por supuesto que ejemplos sobran, pero todos estos casos son ejemplos de cómo la inspiración fluye y crea.

¿Aún recuerdas cómo es que tus juguetes favoritos eran más divertidos cuando los compartías con alguien más? Posiblemente es así es cómo descubriste nuevos juegos. En el mundo creativo sucede lo mismo, aunque no todos están dispuestos a compartir su trabajo. No solo quien lo hace descubre nuevos horizontes y versiones de su obra al permitirse ser inspirados, sino que de igual manera inspiran a alguien más.  ¿Por qué no ser partícipe de este ciclo creativo-inspiracional?

¡Compartamos para inspirar! Solo se puede llenar al mundo de “gotas de inspiración” a través de compartir. Se trata de permitir el flujo natural de la creatividad. Absorbemos información de alguien para inspirarnos, incluso lo hacemos de manera inconsciente y ése “alguien” seguramente también fue inspirado por alguien más. A veces somos muy crueles con nosotros mismos y menospreciamos nuestras creaciones pensando que no habrá quien las valore. Otras ocasiones, por el contrario, podemos llegar a ser muy celosos y guardarlas para nosotros mismos. Pensemos en lo mucho que beneficia dejar fluir por lo menos parte de ese conocimiento a los demás. Al final de la historia recordemos que: “…compartir es una acción inicialmente unilateral de brindar algo a alguien, que solo toma sentido cuando ha sido aceptada por la segunda parte y es solo entonces cuando tiene la posibilidad de cambiar su estado a bilateral y expandir su flujo analógicamente en sentidos unilaterales en espera de la réplica, en la mayoría de posibles casos, del mismo efecto”.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.