I am not a quitter! - ¡Pero siempre desisto!

quitter.jpeg

Una de las experiencias más frustrantes es tener una idea, trabajarla un poco y después de un tiempo, de manera espontánea y repentina, decidir no seguir adelante. Aún más frustrante es cuando este fenómeno se repite muchas más veces transformándose en un ciclo en el cual pareciera que terminamos atrapados…

¿Porque “quitter”? No encontré un término adecuado en español que describiera la acción de rendirse fácilmente o de no tener el valor o determinación para finalizar una tarea. De hecho dediqué un tiempo a pensar en sustantivos relacionados a los verbos “desistir”, “abandonar” y “dejar” sin éxito alguno. De esta manera decidí dejar el popular término en inglés “quitter”, que describe esta acción.

Te aseguro que has experimentado este fenómeno más de una ocasión y junto con él, el intenso sentimiento de frustración del que va acompañado. Cada que una nueva idea viene a nuestra cabeza le damos muchas vueltas, la analizamos y puede que hasta la llevemos al papel, continuemos trabajándola y sin aviso alguno pareciera que pierde su esencia. En ese instante decidimos no seguir adelante y la abandonamos en un rincón. También puede darse el escenario en el que mientras desarrollamos la idea A, surge una idea B que ahora parece más interesante que la primera. Entonces dejamos a un lado la idea A y continuamos trabajando con la idea B, sino es que antes llega una idea C.

El “bloqueo creativo” es un fenómeno bastante frecuente y normal. Puede ser que este mismo bloqueo sea la causa de que decidamos abandonar una tarea. Todo ello consecuencia de lo difícil que es manejar la frustración, por eso es importante desarrollar una tolerancia a ella, ya que “equivocarse” nunca es planeado y también es difícil de prever. Y cómo dicen algunas personas: “Lo difícil no es tropezarse, sino no volverse a levantar”.

Me pregunto ¿Hasta dónde se trata todo este proceso de un auto-sabotaje? Como creadores no solo tenemos la esperanza, sino que también exigimos que volteen a ver nuestro trabajo. Buscamos que las personas crean en nosotros y nos apoyen. Nosotros mismos somos con frecuencia  las personas que ponen una barrera. Y si bien es cierto que es tarea de cada creador filtrar su trabajo, también es tarea de cada uno dar lo mejor de sí y dar un paso adelante. Es sabio pedir ayuda, pero nunca se debe olvidar que la mejor ayuda proviene de nosotros mismos. ¡No todo está perdido! Siempre hay oportunidades para cambiar, corregir y mejorar.

¡Echa un vistazo al cajón de todo lo que has abandonado y rescata uno de tus sueños! Pusiera ser ese el primer paso para retomar uno de tus proyectos que has dejado en el olvido. Hacerlo tiene ventajas como las ideas frescas que adicionarás a él. Además en este tiempo has aprendido nuevas cosas y seguro lo verás desde una nueva perspectiva, que puede ser una gran oportunidad para mejorarlo.

Espero no desistas de este proyecto que implica dejar a un lado tu tendencia a desistir. Por supuesto que esto requiere de constancia, motivacióny perseverancia, pero sobre todo, de creer en ti mismo.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.