¡Nunca digas nunca! (Breve nota)

nunca.jpeg

El ser creativo es esa parte de nosotros que se va desarrollando a través de las experiencias acumuladas y poco a poco va definiendo su camino. Puede que alguna vez te hayas sorprendido al mirar hacia atrás para lanzar una mirada crítica hacia tus obras y hayas descubierto el nuevo rumbo en el que ahora te encuentras: ¡Ahora estás haciendo lo que nunca te hubieras imaginado!…

Para muchos, el placer del “crear” se encuentra en el proceso y no en el resultado. Realmente es en esta etapa donde nuestras necesidades son satisfechas. Quitamos y ponemos a nuestro gusto... Es ahí donde podemos experimentar y dejarnos llevar por nuestros “placeres culposos” que pueden tomar tanta fuerza hasta llegar a impregnar sutil o fuertemente nuestro estilo.

Cómo si de un complot se tratase, pareciera nuestra voluntad creativa tener conciencia propia. Aunque se trata de una parte muy íntima en nosotros, pocas veces es posible controlarla. Probablemente porque el “ser creativo” está fuertemente vinculado con nuestros instintos, aún más que con la razón; y cómo es de saber, los instintos suelen traicionarnos.

Tal y cómo físicamente maduramos sin notarlo, madura nuestra creatividad y estilo. Y de la misma manera que miras tus fotos del pasado y te preguntas: ¿Cómo me pude haber atrevido a usar ese suéter, pantalones o a usar ese corte de cabello? De la misma manera puedes cuestionar tu trabajo y ver cómo ha cambiado… Cada vez estando un poco más abierto aprobar cosas nuevas y ser muy cuidadoso al usar la palabra “nunca”.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.