Mi galería virtual...

Hoy en día podemos compartir nuestro trabajo con el mundo sin complicaciones. Solo se requiere de un poco de iniciativa, una cuenta en una red social y de unos “clicks” por aquí… otros por allá…

Cuántas veces no hemos escuchado lo útiles que son las redes sociales para acercarnos. El uso de ellas se ha diversificado y cada vez la creatividad de sus miembros abre nuevos nichos y posibilidades. Una de ellas es por supuesto el compartir nuestros trabajos y obras en la web, acercándonos a aquellas personas que tienen nuestros mismos intereses y con un poco de suerte encontrar crítica constructiva y retroalimentación.

En alguna ocasión escuche que vivimos en una era en la que el conocimiento se debe de compartir y poner al alcance de todos. Pero esto puede resultar una tarea nada fácil y para algunos convertirse en un gran reto con un ingrediente de desconfianza y escepticismo. Podemos hablar de tres tipos de personas:

El desconfiado: Se trata de personas que experimentan un fuerte sentimiento de recelo al compartir sus obras o exponerlas ante miradas de extraños. Este tipo de personas suele crear para sí mismos y acumulan un gran número de sus trabajos. Da a conocer pocas de sus obras y es muy selecto con cuales lo hace. Generalmente no presentan lo mejor de su trabajo, pero tampoco lo peor. Buscan ejemplos representativos y el resto lo comparte solo con personas de su confianza. Pocas veces publican su trabajo en la Web y cuando lo hacen prefieren el anonimato.

El precavido: Estos artistas gustan de compartir su trabajo con los demás, pero son consciente y se informan de los riesgos que tiene compartir tu trabajo en la web. Por ello suelen crear grupos privados, donde ellos deciden quien tendrá acceso. También suelen poner una discreta leyenda sobre sus imágenes que identifique al autor o la dirección web de su sitio. Buscan maneras preventivas que protejan su trabajo y suelen cargar una versión ligera o de menor resolución en sus sitios. Algunas veces ofreciendo la limitada posibilidad de tener acceso a los archivos de excelente calidad. Suelen tomar en cuenta la opinión y la crítica brindando mejores resultados cuando así lo considera.

El extrovertido: Son personas que poco se preocupan de los riesgos al divulgar su trabajo y entre más distribución este tenga, mayor es la satisfacción que experimentan. Si bien les interesa que se reconozca su autoría, no es lo más importante para ellos, pues siempre tendrán una oportunidad para presumirla. Emplean foros abiertos y dentro de sus redes sociales suelen permitir el acceso libre a los usuarios, así como recibir una crítica inmoderada. Gustan de los comentarios y no se preocupan demasiado ante aquellas opiniones negativas, pues para ellos no importa, que se hable, sino que se hable.

Afortunadamente “hay un lugar para cada quien en este mundo” y seguramente encontrarás la red social o foro adecuado para divulgar tu trabajo. Desde los más tradicionales, como Facebook, Twitter y Google+, hasta los especializados, como Pinterest, Vine, Instagram, Flickr, Youtube, entre otros.

No importa qué tipo de persona seas. Una vez que te has decidido por un espacio para divulgar tu trabajo, te recomendamos acceder a la configuración de privacidad, así podrás decidir cómo y con quiénes compartir tus obras.  Además recuerda que existen herramientas complementarias, como las licencias abiertas de Creative Commons, que te ayudarán dar a conocer a tus seguidores en que forma y bajo qué condiciones autorizas que se distribuya su trabajo.

Como podemos concluir, el compartir tu trabajo dentro de tu propia galería virtual puede ser un trabajo excitante y si lo planeas bien, puedes encontrar una red y configuración a tu medida. Solo requieres un poco de creatividad y disciplina. 

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.