La atracción del “descaro”.

Existen muchos temas que nos escandalizan y toman un rumbo controversial, algunos de ellos desenlazando en una protesta social o en un momento de reflexión interna. El escándalo y la polémica también pueden ser materia prima muy atractiva para un artista que simplemente desea compartir su opinión con el mundo a través de sus medios…

Es de maravillarse como la mente humana puede abstraer conceptos y transformarlos a través de la metáfora. Aunque la idea pareciera ser expresada con otros elementos que pudieran parecer estar fuera de contexto, estos logran, más que enajenarla, remarcarla, fortalecerla y resaltar la perspectiva del mensaje.

A pesar de que el espectador es capaz de captar la idea principal, no siempre es claro si lo hace dentro del contexto acertado, pues la comunicación es unilateral y pueden quedar muchas preguntas abiertas. Pero finalmente esa es la idea en este tipo de trabajos, despertar la reflexión de un tema específico. Lo más sano podría ser no esperar una reacción específica del púbico, sino simplemente esperarla.

La retroalimentación suele percibirse, pero no de manera inmediata. Esta se desarrolla dentro del entorno del mismo público a través de las conversaciones y discusiones sobre el tema. Estas se desarrollan, y evolucionan tomando rumbos específicos. Las conclusiones normalmente vuelven al artista cuando estas han tomado la suficiente fuerza y las diferentes perspectivas y aristas han adquirido forma.

Lo “descarado” atrae, escandaliza, posiblemente por la pureza de la acción; sin filtros y con la única intención de mostrarse. Lo “descarado” es sincero, pero no por ello sin pretensiones. El concepto tiene en sí ya una carga provocativa; una moral negativa que invita a la polémica y por lo general desafía a los conservadores. De no ser así, no hablaríamos de “descaro”; sino de “transparencia”. El descaro es transparente, pero la transparencia no es descarada o por lo menos no pretende serlo…

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.