¡Viviendo nuestro lado oscuro!

Probablemente al leer el título de este artículo pensaste en la revelación de tus oscuros secretos. Por suerte no pienso llegar tan a fondo… Me refiero a nuestro “lado oscuro” hablando de ese espacio dentro de nuestra mente donde constantemente surgen ideas, algunas tomando forma y otras desapareciendo en un destello…

Siempre me he preguntado: ¿De dónde surgen nuestras ideas? ¿Cómo es que teniendo ya tantas cosas en mente aún podemos generar nuevos conceptos? ¿Por qué siempre hay espacio para la imaginación a pesar de lo agitadas de nuestras vidas? Es como si dentro de nuestra mente hubiera una pequeña habitación en completa oscuridad donde espontáneamente se generan pensamientos. ¡Así, como sí de un chispazo se tratara! Aunque indudablemente la semilla de ese chispazo proviene de nuestras experiencias acumuladas.

La “caja negra” es uno de los conceptos dentro de sistemas que describe cómo es que a partir de ciertos elementos (entradas) se produce un resultado o respuesta (salidas)  sin detenerse en la explicación del funcionamiento de esta conversión. Es decir, el proceso de transformación (interfaz) es dejado a un lado a fin de simplificar la comprensión del conjunto. Dicho en otras palabras: nos interesa el “qué hace”, pero no “cómo lo hace”. Dentro de esta visión podría entrar todas nuestras acciones en la vida y desde mi punto de vista da sentido a nuestro proceso creativo.

La creatividad es un proceso complejo en el que poco nos detenemos a pensar. Simplemente surgen nuevas ideas y resultados, muchos de ellos teniendo como materia prima nuestras experiencias. Probablemente creemos tener poco control de todo lo que sucede dentro de esta caja negra. Pero en realidad no es así. Tomemos un pequeño ejemplo con una de las piezas dentro de esta caja. Dentro de esta caja se encuentran los “paradigmas”. Esas ideas que nos sugieren una percepción de mundo. No se trata estrictamente de transformarlos, pero el ser consciente de ellos nos brindará con seguridad una ventaja; y si en algún momento se decide cambiarlos, indudablemente tendremos nuevos resultados.

Concluyendo. En algún lugar escuche la siguiente frase: “Entre mejor nos conozcamos, mejor control tendremos sobre nosotros mismos”. Estar conscientes de ese “lado oscuro” al que aquí nos referimos es parte de ello. ¡Es vivirlo! Como todo proceso de autoconocimiento, puede que no sea tan fácil lidiar con ello. Pero no se trata de entrar en conflicto con algo que forma parte de nosotros; sino de ser conscientes de su existencia y cuando creamos que lo requerimos, trabajar por transformarlo para obtener nuevos resultados.

Y tú… ¿Vives tu lado oscuro?

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.