La primavera y su colorida explosión.

Finalmente estamos en la primavera y colores empiezan a aparecer en todas partes. Tal y como sucede en la naturaleza, de forma paralela el mundo que creamos comienza a iluminarse con un sinfín de tonos, los motivos florales abundan y el buen humor está por todos lados…

La primavera es una estación de cambios y para muchos simboliza un renacimiento, es decir un nuevo comienzo. Pareciera que bajo este concepto tomamos nuevas energías al desarrollar conceptos y nuestro ciclo de inspiración tiene un gran potencial. Es una época ideal para los excesos creativos donde el color nunca sobra y motivos no faltan.

Así como la depresión nos da un sinfín de temas para las artes, también lo hace la alegría que abunda en estas épocas y que parece contagiarse entre tantos objetos que no pueden pasar desapercibidos. Cada uno de ellos pareciera contener un poco de la alegría de su diseñador, quien seguramente ya tenía todas las intenciones de invitarnos a este estado de ánimo.

La moda es un buen indicador del impacto que tiene la primavera en nosotros. Al pasar frente a los aparadores, podemos ver como las colecciones cambian de acuerdo a la temporada y el clima. La transición entre una colección y otra suele ser, en la mayoría de los casos, gradual, pero cuando llega la primavera, pareciera no haber excepciones en la reinvención de las propuestas. En otros campos este cambio puede ser menos evidente, pero la sensación de renovación abunda en este lapso de tiempo.

Tomemos la primavera como pretexto para reinventarnos, para darnos la oportunidad de hacer las cosas diferentes y ofrecer el reflejo de nuestro buen humor en nuestros proyectos. La primavera puede llegar a su fin cada año, pero si se hace bien, sus aires de alegría se prolongarán por el resto del año para dosificar la energía creativa en nuestras nuevas ideas.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.