¡Un pretexto para dibujar! (Una breve nota).

Los seres humanos somos tan racionales que a veces es difícil permitirnos simplemente el “dejarnos llevar”. Podríamos disfrutar esos momentos sin racionalidad alguna, solamente trazar, trazar y colorear, pero solo muy pocas veces nos permitimos fluir con esa libertad, porque es muy difícil desvincular un dibujo de una intención…

Dibujar con intención es una práctica que seguramente tú también has experimentado… ¿A qué me refiero? Me refiero a que mientras trabajamos en nuestras obras, ya tenemos idealizado el resultado final y visualizamos su presentación… Muy pocas veces dibujamos con la intención de guardar nuestros dibujos y ocultarlos en el anonimato… Por eso considero que el tener un pretexto para dibujar es de gran importancia. Más que un pretexto, se trata de una motivación y a veces, aún sin tener una idea clara de qué queremos, sabemos quién verá nuestra obra, a quién va dirigida o de que proyecto formará parte… Y esto suele sumarle valor a nuestros resultados.

Por supuesto que no es obligado el tener un pretexto para dibujar, pero es muy interesante analizar que casi siempre lo tenemos, por muy personal que este sea. Al final, el dibujo es una forma más de expresión y expresarse requiere que otros nos escuchen…

¿Cuál es tu experiencia al respecto?

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.