¡La magia en los marcadores!

El empleo de marcadores para la elaboración de mis dibujos, ha sido una inquietud muy reciente que he tenido. Anteriormente los había utilizado únicamente para marcar contornos o incluir textos, pero muy pocas veces me había atrevido a emplearlos para dar vida a través del color a una imagen. Empecé a dejar a un lado mis prejuicios y ahora me siento fascinado por la magia que contienen…

En la práctica he descubierto muchas cosas; como por ejemplo, lo importante que es la calidad para obtener resultados satisfactorios. Además del importante papel que juega el grosor del trazo, la forma de la punta, así como su suavidad y rigidez. También es muy importante la base del marcador, pues este suele ser un factor bastante importante en cuanto a las posibilidades que ofrece.

Actualmente empleo diversos marcadores dentro de mis obras. Sin embargo debo confesar que dentro de todos ellos ya tengo mis favoritos: Los marcadores Tombow® “Dual Brusch Pen” han ganado toda mi simpatía y confianza. Se trata de marcadores de doble punta: una en forma de brocha y la otra fina. Su facilidad de manejo y suavidad en el trazo me genera una sensación que realmente disfruto al desplazarme sobre el papel. Los hay en 96 colores y puedes adquirirlos por pieza o en “sets”. Son solubles en agua y recomendables dentro del ámbito de la ilustración, pues con su marcador neutro o con la ayuda de un poco de agua, puedes degradar y mezclar los colores a tu gusto incluso obteniendo un efecto “acuarela” si se desea.  Por último me gustaría agregar otra de sus grandes virtudes al no traspasar el papel.

También empleo con frecuencia  marcadores Staedler® “Triplus” en sus dos variantes: “fineliner” y “color”. Los primeros son ideales para delinear con su punta de 0,3mm, mientras que los segundos con su punta de 1,0mm son un poco más convencionales e ideales para resaltar detalles o iluminar superficies pequeñas. Otra ventaja que ofrecen estos marcadores es su tinta anti-secado, pudiendo permanecer destapado por un largo tiempo sin secarse.

Naturalmente esta colección de marcadores no puede estar completa (en realidad nunca lo está) sin sus complementarios de la misma familia. Marcadores permanentes de la serie “lumocolor” y los marcadores “pigment liner” en diferentes grosores, ambos de la marca Stadler® ya se han vuelto un básico para mí a la hora de definir “fronteras” y marcar contornos de elementos. Un pincel con depósito de agua, marca-textos, y diversos marcadores de todo tipo y para todo propósito imaginable (marcar CDs, escribir sobre pizarras, escribir, entre otros) también está a la orden del día y son un gran auxiliar para dar un toque especial cuando se está inspirado.

Como lo mencioné en un principio, me alegro de haber descubierto la magia que existe dentro de los marcadores y poco a poco aprender más de la técnica. Sin duda es toda una experiencia y una de las cosas que disfruto, pues con ellos puedo llenar toda superficie de color tal como me gusta y las posibilidades aún me parecen ser ilimitadas. ¡Solo hay que emplear los marcadores correctos!

Marcadores, marcadores y más marcadores...

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.