Cupido tiene mal gusto… ¡Pero buenas intenciones!

Se acerca el 14 de febrero, día de San Valentín… y si aún no sabes de lo que estoy hablando, probablemente seas lo suficientemente afortunado para descubrirlo cuando recibas tu regalo en este día…

Cuando el 14 de febrero llega, ya es costumbre ver las calles llenas de personas cargando consigo infinidad de presentes imposibles de ignorar. Desde la clásica rosa (o una docena de ellas), el famoso globo de corazoncito o los monumentales muñecos de peluche que se desplazan por el transporte público. Bien dicen que “el amor es ciego”… Y esta frase parece cobrar muchísimo sentido a la hora de comprar un regalo.

San Valentín es un perfecto día para experimentar el diseño “kitsch”. Detrás de cada presente hay diseño y se puede manifestar en las más extrañas formas. Es una oportunidad para ver en acción la creatividad humana para materializar el amor para los diferentes presupuestos.

Esta fecha es una gran oportunidad comercial para el diseño en todos los niveles. El desarrollo de muchos productos se trabaja con anticipación. En los aparadores empiezan a aparecer viñetas referentes al célebre día. Las románticas tarjetas y postales están por todos lados. Y qué decir cuando el mismísimo cupido aparecen en la publicidad en la televisión ofreciéndote descuentos de lavadoras y colchones.

Para elegir un presente no solo es recomendable tener en mente los gustos de quien lo recibirá. También es importante ver un poco que hay “detrás” de tu obsequio. El consumo responsable es más que una tendencia y seguro tendrás más posibilidades de éxito al regalar algún producto que ha sido diseñado con amor. Y claro que el seguir ofreciendo amor y calidad en obsequios tiene su precio. Afortunadamente ese precio casi siempre viene acompañado de satisfacción en el cliente.

Invertir mucho dinero  y el consumo responsable seguramente no te salvara de adquirir algo dentro de la categoría “kitsch”, al menos que te decidas por alguna de las opciones clásicas como joyería… Aun así es recomendable que también las piezas clásicas vayan acompañadas de otro pequeño detalle como el empaque. La idea es darte la oportunidad de poner en manifiesto ese “lado kitsch” tuyo. No querrás perderte los encantos en este día es experimentar las “locas formas” en las que se materializa el amor.

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.