Cinco principios para despertar tu inspiración creativa

Finalmente estamos completamente cargados de energía para trabajar en ese proyecto que tanto queríamos. Estamos a punto de poner “manos a la obra”. Estamos experimentando un gran momento de motivación; pero ¡Oh sorpresa! Por más que intentemos inspirarnos no lo logramos y nuestro “momento motivador” ha sido desperdiciado por la falta de “un momento de inspiración”…

No se pueden tener episodios creativos sin antes haber tenido un poco de inspiración y estarás de acuerdo que esta no puede ser forzada. Por ello te presentamos cinco principios básicos desde un enfoque preventivo para despertar tu “inspiración creativa”.

1.       Archiva todo “lo que te mueve” en todo momento. Todo el tiempo y en cada situación estamos expuestos a diferentes entornos: leemos frases que nos resultan graciosas o profundas, notamos la combinación de colores de una pintura en nuestro café favorito, nos encontramos frente a un paisaje espectacular o frente a un escenario poco peculiar en nuestra ciudad, escuchamos un comentario interesante en la radio o nos cuentan alguna historia. Como puedes ver, material de inspiración en nuestra vida diaria sobra… Para ello hay que estar prevenido y llevar dispositivos de captura y almacenamiento siempre contigo. Afortunadamente los tiempos están a nuestro favor y un teléfono inteligente o una tableta te ofrecerán una cámara, un block de notas y una grabadora de voz en tamaño compacto. Solo tienes que asegurarte de contar con las aplicaciones correctas. El almacenar esta información te permitirá tenerla siempre a la mano al momento de iniciar tu proyecto y tener siempre presente todos aquellos momentos que movieron un poco de tu ser, que es de donde sale la inspiración. Claro que si eres un poco más tradicional, también tienes la alternativa de cargar con una libreta, lápiz, bolígrafo, cámara fotográfica, una grabadora de voz, etc.

2.       Dale “play” a tu música favorita. Esta es una acción complementaria al momento de iniciar a trabajar. No me refiero a música estruendosa o que alegra las fiestas, así como tampoco al último lanzamiento de los cantantes de moda. La mayoría de nosotros tenemos ciertas canciones que probablemente nadie se imaginaría que escuchamos, pero que no transportan a un estado de ánimo introspectivo que nos conecta con nuestro interior. Se trata de identificar cuáles son esas canciones y con ellas armar tu “playlist”. El escuchar este tipo de música mientras buscas un poco de inspiración seguramente incrementará tu nivel de concentración mientras conectas contigo mismo.

3.       Busca tendencias y conceptos. El ver como se mueve el mundo a nuestro alrededor es otra manera de inspirarse. Este movimiento puede sugerirnos que rumbo tomar e incluso poder predecir la probable respuesta de nuestro público ante nuestras creaciones. Para hacerlo el uso de internet y buscadores puede ser una herramienta poderosa. Por supuesto que la lectura de revistas actuales especializadas en el tema y la lectura de otras publicaciones impresas como el periódico es insustituible. Tampoco menospreciemos la inigualable experiencia de visitar alguna exposición sobre nuestro tema o motivo si es que se tiene la oportunidad.

4.       Deshazte de tus prejuicios y cambia paradigmas. Este punto es muy difícil de lograr. Muchas veces se trata de retar o poner a prueba lo que creemos. Se trata de profundizar, abrir la mente y permitirnos nuevas percepciones e interpretaciones de nuestro mundo. Es importante señalar que la intención no es crear una “nueva verdad”, sino, en la mayoría de los casos, de explorar los universos paralelos. A veces el cuestionarnos un poco sobre la vida y situaciones trae a nuestra imaginación suficiente material para plasmarlos en nuestros trabajos. También el tratar de resolver interrogantes puede convertirse en el contenido central de nuestra obra.

5.       ¡Atrévete y déjate llevar! Ninguno de los puntos anteriores funcionará si es que no inyectamos un poco de atrevimiento y no nos permitimos el ser libres aunque sea por unos instantes. Estos dos puntos los considero “la sal y pimienta” no solo de las artes; sino también de la vida misma. En otras palabras no puede haber inspiración si no está acompañada de un poco de atrevimiento.

Como seguramente ya lo habrás notado, se trata de principios que podemos convertir en hábitos. Posiblemente así incrementemos la probabilidad del éxito cuando busquemos “un momento de inspiración”. Por supuesto que todos funcionamos de manera diferente y algunos puntos tienen mayor eficiencia en algunas personas que en otras. Incluso posiblemente habrá puntos que no aplican para algunos. Por eso si es que tienes algún otro principio para lograr un “momento de inspiración” ¡Compártelo con nosotros!

Nota: Publicación de Freellustration_BLOG. Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.