¡Tengo una idea! ¿Y ahora qué?

Todos hemos tenido alguna vez una idea genial, o por lo menos eso creíamos. En realidad no hay un patrón generador de ideas. Sin embargo podemos notar como muchas de ellas tienen en común una visión en retrospectiva de nuestras propias experiencias.

Cuando no se tienen las precauciones necesarias, no importa que tan buena y significante sea tu idea, esta puede llegar a olvidarse y en el peor de los casos nunca más ser recordada. Para prevenir esto, existen una serie de consejos y ahora te presentamos los que consideramos más prácticos y eficientes.

Ten una libreta de apuntes a la mano. Y obviamente un lapicero consigo. No se trata de traer consigo algo

voluminoso y de grandes dimensiones. Las hay desde 7x10cm (aprox.) e incluso aún más pequeñas. También existen en un sinfín de diseños, para los amantes del “detalle”. Seguro encuentras una adecuada a tu personalidad.

Descarga aplicaciones (Apps) funcionales en tu “smartphone”. Si bien eres un amante de la tecnología, tienes la opción de llevar contigo aplicaciones que te permitan generar notas y recordatorios. Aunque el proceso es un poco más engorroso que el de escribir y dibujar en una libreta, también es de gran utilidad. Algunas recomendaciones son: Keep (de Google), SketchBook MobileX (de Autodesk), OneNote (de Microsoft) y Evernote (de Evernote Co.) entre otras.

Toma una fotografía. En caso de que la idea sea basada en un objeto que has visto o en alguna situación que ocurre en el momento, toma una fotografía. Esta es una manera rápida y que seguro te traerá los recuerdos necesarios a la hora de desarrollar tu idea.

Grábalo en audio. Cuando nos encontramos inspirados, es muy fácil expresar nuestras ideas en palabras e incluso detallarlas en un corto tiempo. No tiene que ser preciso ni congruente, finalmente se trata de información privada que podrás transferir más tarde a papel.

Este método es muy práctico cuando la idea que ha surgido es compleja. Esto lo puedes hacer con la ayuda de tu teléfono.

Coloca una libreta sobre tu mesa de noche. No es nada raro que las ideas surjan antes, durante o después de nuestro sueño. Por eso debes estar preparado hasta en esos momentos. Puedes escribir la información que tienes en mente sin entrar a detalles. Después de tu descanso ya tendrás tiempo para desarrollarla.

¿No tienes ninguna herramienta a la mano y haz tenido una idea genial? Entonces enriquece su visualización en tu pensamiento. Para ello solo hará falta tu imaginación. Solo tienes que enfocarte en tu idea y “adornarla” con imágenes complementarias, significativas y posiblemente divertidas que permitan prolongar el periodo de retención.

Como puedes ver, no se necesita ser un genio. Esperamos pongas estos consejos a la práctica para que el mundo no se pierda la oportunidad de conocer ese proyecto que ha llegado a tu mente en un momento traicionero de inspiración.

Nota: Freellustration es un espacio que antecedió The Creative Bad y todas las publicaciones fueron importadas a este espacio.